Se puso en marcha la campaña de pruebas de selectividad de merluza común y rayas

El BIP Víctor Angelescu del Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (INIDEP) zarpó este jueves desde el puerto de Mar del Plata para realizar la campaña de “Pruebas de selectividad de merluza común y rayas”. Durante aproximadamente 12 días de actividades, investigadores y técnicos trabajarán dentro del área comprendida entre los paralelos 38º y 43º de latitud sur y desde la isobata de 50 metros hasta el límite de la zona económica exclusiva.

El crucero científico tiene como objetivos principales realizar experiencias de selectividad sobre la merluza con red de arrastre de fondo provista con copo de malla cuadrada; experiencias de selectividad sobre la merluza con red de arrastre de fondo provista con copo de malla T90 y experiencias de selectividad de rayas mediante la utilización de un dispositivo con grilla.

También se realizarán capturas en video de maniobras de pesca y, de resultar posible, se llevarán a cabo filmaciones con cámara submarina.

Se buscará determinar parámetros morfométricos de las especies objetivo; caracterizar la composición específica de las capturas de las distintas especies de rayas; determinar la estructura poblacional y el estado reproductivo de las principales especies de la familia Rajidae y demás especies de condrictios, se suma a dichos objetivos generar nueva información tendiente al mejoramiento de la delimitación de los conjuntos ícticos de “rayas costeras” y “rayas de altura”.

Los lances se realizarán en una zona de pesca en la cual la distribución de tamaños de las especies objetivo presente el mayor rango posible.

Enfoque ecosistémico de la pesca

La campaña se realiza en el marco del Proyecto “Proteger la biodiversidad marina: Enfoque Ecosistémico de la Pesca y áreas protegidas”, que es ejecutado por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible e implementado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

El objetivo del proyecto es fortalecer las capacidades de gestión y protección de la biodiversidad marina en áreas de importancia ecológica, ampliando el conocimiento sobre los aspectos biológicos, ecológicos, sociales y económicos de los ecosistemas marinos, creando y fortaleciendo áreas marinas protegidas, aplicando el enfoque ecosistémico de la pesca, para minimizar los impactos negativos de la actividad.

Contar con un enfoque ecosistémico de la pesca permite asumir una mirada amplia de las pesquerías, teniendo en cuenta que la actividad se enmarca en un ambiente y un contexto social determinado. De esta manera se busca incorporar la mayor cantidad de variables y factores que incidan en la pesquería para que sea sostenible en el tiempo y que contemple elementos que consideren, no solamente cuestiones relativas al recurso, sino también a la gente involucrada.