Haití: Puerto Príncipe sigue paralizada y se anuncian más protestas y una huelga general

Cuatro meses después del movimiento de país «bloqueado», del 7 al 18 de febrero de 2019, las actividades comerciales y escolares siguen paralizadas en gran medida, este lunes 10 de junio de 2019, en Puerto -au-Prince, el día después de la movilización anticorrupción de varias decenas de miles de personas, el domingo , con el objetivo de exigir la salida del presidente Jovenel Moïse, observa la agencia AlterPresse.

La mayoría de las instituciones públicas y privadas, bancos comerciales, supermercados y estaciones de venta de productos derivados del petróleo no operan en el área metropolitana de la capital, Puerto Príncipe.

Los estudiantes tuvieron que regresar a sus hogares debido al hecho de que las puertas de muchas escuelas están cerradas.

El comercio informal opera tímidamente.

Sin embargo, muchos pequeños comerciantes y pequeños comerciantes han difundido sus productos alimenticios en los mercados de contratación pública.

Los precios de los productos esenciales para el consumo tienden a subir.

Una olla grande (más de 5 libras) de maíz molido local, que costó 175.00 gourdes (nota del editor: US $ 1.00 = 96.00 gourdes, 1 euro = 110.00 gourdes, 1 peso dominicano = 2.00 gourdes hoy), hace una semana , se debita hoy a 200.00 gourdes, más del 14% de incremento.

Una olla grande de mijo local, que se compró a 300.00 gourdes, ahora cuesta 350.00, o aproximadamente un aumento del 17%.

Una olla grande de fruta de tamarindo, que era de 100.00 gourdes, ahora se vende a 150.00 gourdes, o un aumento del 50%.

Mientras tanto, desde el viernes , los precios de otros alimentos también están aumentando en los mercados públicos y supermercados, ante la perspectiva de un país bloqueado nuevamente, desde el lunes 10 de junio de 2019.

Muchos ciudadanos intentan caminar para conseguir suministros de diferentes productos.

En los diferentes barrios, los residentes locales y los residentes encuentran, sin embargo, para comprar: en tiendas y diversas exhibiciones de comercio informal.

Algunas barricadas de neumáticos usados ​​ se notaron en la mañana del lunes en varios lugares, incluyendo la Avenida Martin Luther King (mejor conocida como «Nazon»), Delmas 31 y Delmas 45.

Los oficiales de la Policía Nacional de Haití (Pnh) están presentes en puntos fijos. Otros patrullan las calles de la capital.

Los manifestantes se reunieron el domingo, en la intersección de las carreteras de Puerto Príncipe y el Aeropuerto Internacional de Delmas, mejor conocido como el Aeropuerto Internacional Crossroads. de Puerto Príncipe.

Los manifestantes continúan pidiendo la renuncia de Jovenel Moïse, incluido en el segundo informe de auditoría del Tribunal Superior de Cuentas y Litigios Administrativos (Cscca), a través de su firma llamada «Agritrans», sospechoso de haber utilizado «Esquemas de malversación», como parte del programa PetroCaribe de ayuda venezolana a Haití.

Con la excepción de algunos circuitos, más bien interiores, no en carreteras principales, los vehículos de transporte público generalmente están ausentes en las calles, este lunes , a diferencia de los taxis y motocicletas y algunos vehículos privados, que circulan allí.

Sin embargo, individuos no identificados lanzaron piedras contra instituciones del gobierno y vehículos privados en algunas áreas, lo que dificulta la conducción de las personas.

Los folletos, lanzados por todas partes, en las calles, anuncian posibles disturbios en el país, para obligar a Jovenel Moses a dejar el poder.

Del jueves 7 al lunes 18 de febrero de 2019, también hubo una parálisis total de actividades en Haití.

A la parálisis de actividades de este lunes, sigue un llamado a una huelga general, lanzada por sindicatos y sociopolítica, para seguir exigiendo la salida de Jovenel Moise.

Desde mediados de agosto de 2018, los petrochallengers han sido las principales puntas de lanza, particularmente a través de las redes sociales y en diferentes tipos de eventos, desde la movilización anticorrupción, que exige la responsabilidad por el uso de los fondos de PetroCaribe. Movilizaron a cientos de miles de manifestantes el miércoles 17 de octubre de 2018 en todo Haití.

Mensaje de los Obispos contra la corrupción

Derrotar la corrupción y juzgar a los corruptos. Es la petición de los Obispos haitianos en un Mensaje difundido el 9 de junio. Los Obispos del país caribeño, refiriéndose a los informes del Tribunal Superior de Cuentas y a la Disputa Administrativa sobre la gestión de proyectos financiados con fondos de Petrocaribe, subrayan el peligro de la corrupción, considerado un mal endémico que amenaza la democracia y la paz social.

Los Obispos haitianos deploran que su «país se empobrezca sistemáticamente por la desconcertante codicia de ciertos líderes rapaces e inconscientes que no tienen en cuenta la difícil situación de las personas en dificultad. Estos líderes no ayudan al progreso ni al desarrollo del país. El pueblo haitiano está sufriendo las consecuencias (…) funestas de estos actos porque la inestabilidad política que se vive en Haití y el comportamiento indigno de los políticos están a punto de inaugurar en el país la era de la embriaguez homicida sin límites» y “estamos asistiendo – en casi todos los ámbitos de la vida nacional – a una especie de violencia polifacética de la que nadie es inmune”.

“ Nuestra intervención tiene como objetivo poner a los actores políticos por delante de sus responsabilidades ”

En su texto los Obispos recuerdan asimismo que «el tiempo no sirve para saldar las cuentas, sino para la responsabilidad”. Y afirman que “ha llegado la hora del cambio, un verdadero cambio radical”. Por esta razón piden a la gente que sepa distinguir a los que realmente buscan su bien. A la vez que reafirman que para que las cosas cambien, se necesitan nuevos hombres y mujeres en todos los niveles del poder y en los cargos públicos, en su mentalidad, en su conciencia profesional y en su competencia. “Por eso – escriben – nuestra intervención tiene como objetivo poner a los actores políticos por delante de sus responsabilidades. Los exhortamos a remediar las injusticias sociales, a presentarse ante la justicia del país, si ese es el precio a pagar para restaurar la autoridad moral del Estado y de sus gobernantes”.

El escándalo de Petrocaribe

El corazón de la protesta gira en torno a la corrupción y el escándalo de Petrocaribe, el programa de ayuda creado en el año 2005 para permitir a los países del Caribe comprar petróleo venezolano a un precio ventajoso y luego convertido en una serie de operaciones destinadas a desviar fondos. La semana pasada, el Tribunal de Cuentas de Haití publicó un informe de más de 600 páginas sobre el uso de los fondos de Petrocaribe. Entre otras cosas, los magistrados han descubierto que en 2014 el Estado firmó dos contratos con dos empresas diferentes para un solo proyecto de carretera. Ambas empresas, aunque diferentes, tenían el mismo código fiscal y el mismo personal técnico. Una de las dos empresas, Agritrans, fue dirigida por Jovenel Moise, quien asumió la presidencia en 2017. Para el proyecto de carreteras Agritrans, que se dedicaba a la producción de banano, recibió del Estado más de 700 mil dólares estadounidenses.

Fuente: Resumen Latinoamericano