Expulsada de la escuela por confesar a una amiga que gustaba de ella

Una nena de ocho años fue expulsada de su escuela primaria, Rejoice Christian School, en Oklahoma, Estados Unidos, por confesarle a una amiga que estaba enamorada de ella, según contó su madre, Denise Shelton.

Los hechos tuvieron lugar la semana pasada, cuando Chloe Shelton, la niña en cuestión, declaró sus sentimientos a una compañera de su curso, segundo grado. Tras escuchar lo ocurrido, los profesores obligaron a la pequeña a salir del recreo y a permanecer sentada en la oficina del director varias horas, perdiendo tiempo de clase, informa el medio de comunicación CNN.

“Antes de que me llamaran, el subdirector le dijo a Chloe que la Biblia dice que las mujeres solo pueden tener hijos con un hombre y me preguntó cómo me sentía acerca de que a las chicas les gusten las chicas. Le dije que no veo ningún problema con eso”, explica la madre de la niña.

El pasado jueves, el día que ocurrió el hecho, los responsables del centro le pidieron que se llevara a su hija a casa y que no la llevara al día siguiente. Al pasar las 24 horas, el director se puso en contacto con ella para comunicarle que ni Chloe ni su hermano de cinco años podían regresar al colegio porque sus ideales no se correspondían con los de la escuela.

Shelton ha asegurado que “me tomaron por sorpresa. Estaba enojada, herida, traicionada, triste… tantas emociones diferentes. No podía creerlo. Le pedí (al director) que tuviéramos una reunión para discutirlo y procesarlo mejor, pero él se negó, diciendo que ‘no era necesario discutir nada más”, narra conmocionada.

Por su parte, el director del colegio, Joel Pepin, ha evitado hacer cualquier tipo de comentario sobre lo sucedido con Chloe alegando que “debido a la privacidad y otros factores, es política de la escuela abstenerse de comentarios públicos sobre cualquier estudiante o familia en particular”.

La escuela que prohíbe la diversidad

Rejoice Christian School posee un libro de conducta que todos los alumnos y alumnas deben seguir. Entre sus normas, se puede ver: “cualquier forma de inmoralidad sexual, como profesar ser homosexual o bisexual, va en contra de nuestras creencias, por lo que supone motivo de expulsión”.

Así pues, todos los estudiantes que no se “ajustan a los estándares e ideales del trabajo y la vida” en el centro, dejan de tener la “oportunidad” de estudiar allí. Tampoco pueden hacer demostraciones públicas de afecto como darse la mano o abrazarse, y las personas que se queden embarazadas se enfrentan a la expulsión inmediata a no ser que sean “confinadas en casa” para que el resto de alumnos “no se sientan atraídos por un mal ejemplo para hacer lo mismo”.

Denise Shelton aseguró que no había leído expresamente el manual cuando anotó a Chloe con cuatro años al colegio, aunque tampoco sabía que confesaría sus sentimientos a otra chica. Además, defiende que “no fue una relación ni una práctica, simplemente un gusto. Para una niña de 8 años, eso podría significar que realmente disfruta jugar en el patio de recreo con ella” argumentó.

“Chloe lo esta pasando muy mal”, según ha revelado su madre y agregó: “ya que no paraba de llorar preguntando si Dios ya no la amaba”.

Sin embargo, su caso ha causado tanto revuelo en Estados Unidos que muchas personas han decidido escribirles mensajes de apoyo o enviarle regalos para animarla, entre ellos, Kylie Holden, una joven de 26 años que estudió en la misma escuela y que es ahora es abiertamente bisexual.

La chica ha explicado que vivió sus años en el colegio entre amenazas de expulsión y que tanto ella como sus amigos no pudieron decir públicamente cuál era su orientación sexual hasta que se graduaron. “Ese es el tipo de cosas nocivas con las que lidiarás por el resto de tu vida”, ha asegurado, añadiendo que “no quiero que ella se sienta como nosotros. No quiero que crezca pensando que no vale la pena, porque eso no es cierto” dijo la joven.

Chloe ya ha recibido más de 150 mensajes de ciudadanos de todo el país que se muestran orgullosos de ella y la quieren tal y como es. “Se siente tan amada y apoyada ahora debido a tantas personas increíbles que se han acercado a nosotros”, cuenta Denise, quien además asegura que su hija “está emocionada por otro comienzo en una nueva escuela”.

LaVoz