“Cuidado: ¡vecino en cuarentena!”

La vecindad citadina, un conglomerado humano amuchado y ruidoso.

Cásicamente ruidoso.

Cada monoambiente alberga entre dos y tres seres (entre los humanos y de otras especies) que mientras estamos fuera en promedio diez horas del día, seis días a la semana, el espacio parece suficiente. Pero hoy no lo es.

¡No lo es!

Algunas y algunos salen a “pasear al perro” (guiño, guiño) ventitres veces el mismo dia. Tambien hay quienes vieron seis películas, se bajaron ocho libros en PDF y ya visitaron 19 museos online.

Otras personas se dieron cuenta que pueden colocar los estantes que compraron en liquidación, el año pasado en el supermercado, esos que solo llevan dos tornillos a la pared, o que pueden pulir los pisos, pintar los marcos de las puertas, rasquetear las maderas de los balcones, construir un submarino adentro del departamento, y para todas esas tareas tienen ruidosas herramientas eléctricas, que ponen los pelos de punta a las otras personas que comparten la misma unidad funcional y las unidades funcionales vecinas.

Como hay tanto silencio en la calle gracias a que están circulando pocos vehículos y colectivos, el ruido se propaga en el silencio hasta el infinito y no sabemos, si el que hace ruido es el vecino de al lado o el de enfrente.

¿Sabías que tu consorcio tiene un “reglamento Interno”? Seguramente no tiene nada especifico sobre cuarentenas, coronavirus o pandemias, pero si se detallan horarios de descanso, espacios privados – propios de cada unidad funcional- y espacios comunes –de uso de todos y todas.

Ya se empiezan a juntar Asociaciones de Vecinos con las Asociaciones de Administradores de Consorcio a ponerse las pilas en conjunto y organizar los horarios de silencio, descanso y el uso y goce de los espacios comunes.

Son espacios comunes, por ejemplo, las escaleras, el palier de entrada, ascensor, pasillos, algunos edificios cuentan con cocheras, parques, sum, parrillas y piletas.

Ahora estaremos juntos y separados hasta el 13 de Abril, según el Decreto 325-2020 de Alberto Fernandez.- ¿Qué hacemos estos días de distanciamiento social? ¿Nos juntamos a las 7 en el sum a ver la novela? ¿o aprovechamos estos días de tantos cielos celestes y sol pleno para meternos en la pile?

La respuesta a todas esas preguntas es la misma: #quedateencasa, #mequedoencasa.-

No uses os espacios comunes en exclusividad y como si fueran propios. No te instales en el parque, ni te pangas a “ordenar la cochera”.-

¿Por qué? Simple, porque la propuesta de la #cuarentena es quedarse quieto, quedarse adentro, no circular para que el “bicho” no circule.

Si bajas a la zona de cochera y paseas por el parque y otra persona trajo su vehiculo de la calle lleno de virus… mi querido condómino, tu ahora lo estas desparramando dentro de nuestro edificio. Lo subiste por las escaleras, o lo metiste en el ascensor. ¿Cuántos picaportes tocaste hasta llegar a tu unidad funcional?

¡Quedate en casa! Quedate adentro y se solidario con tus vecinos.

Bajá el nivel de ruido, respetá y respetemos los horarios de descanso. Circulemos por los espacios comunes lo menos posible, y hagámoslo del modo más higienico y seguro posible, para todos y todas.

Es el momento perfecto para ser respetuosos y solidarios, no lleguemos a los extremos de algunos consorcios que pretender la exclusión del vecino médico, porque está expuesto y que podría estar exponiendo a toda la comunidad, si no toma las medidas adecuadas.


¿Qué dice tu “Reglamento Interno”? ¿Ya lo buscaste? ¡Dale! Una lectura profunda. Seguramente, tiempo sobra.

Decreto 260/2020 https://www.boletinoficial.gob.ar/suplementos/2020031201NS.pdf

Decreto 325/2020 https://www.boletinoficial.gob.ar/suplementos/2020033101NS.pdf

Patricia Kaufmann Payero. Abogada especializada en Derecho de Familia, niñez, género y diversidad para MDPya -estudiofamilia@gmail.com