VIH: La ciencia no se detiene por la pandemia

Una nueva droga que se administra cada 6 meses  para el tratamiento del VIH.  Nota realizada por Alejandro Ferro, infectólogo de Mar del Plata y ex Secretario de Salud de MGP-

En el marco de la virtualidad se desarrolló en Berlín la XI Conferencia de la Sociedad internacional de SIDA (IAS), uno de los eventos en los cuales se presentan los descubrimientos más importantes relacionados con el tratamiento y la prevención del VIH-SIDA a nivel global.

En este contexto el día lunes 17 de julio último se mostraron los resultados del estudio fase 3   de seguridad y eficacia  de una nueva  droga llamada Lenacapavir, la que se  administra en forma  subcutánea  cada 6 meses para el tratamiento del VIH; la misma es desarrollada e investigada por el  laboratorio Gilead’s.

Este compuesto integra  un nuevo grupo de fármacos para tratar el VIH llamado “inhibidores de la cápside”; para hacerlo más claro de trata de  una droga  que  al inhibir el proceso de ensamblaje, impide que los nuevos virus producidos tras la replicación viral dentro de las células, alcancen el grado de madurez necesario para poder infectar a otras células.

En general cuando una nueva  droga busca su aprobación, particularmente  en esta patología,  es probada en  pacientes que tienen pocas opciones terapéuticas, lo que en otras palabras significaría que han fallado a múltiples  tratamientos.

Con  este propósito para comprobar su efecto se confecciona un nuevo  régimen para los  pacientes basado en las drogas disponibles que todavía mantienen  alguna acción, luego una parte de ellos recibe la sustancia activa (Lenacapavir) y otra un placebo; a este estudio se lo denominó “CAPELLA”.

Los hallazgos demostraron que el Lenacapavir, administrado por vía subcutánea cada seis meses en combinación con otros antirretrovirales, logró altas tasas de supresión virológica (81%) en la semana 26 en personas que vivían con VIH cuyo virus ya no respondía eficazmente a la terapia antiviral.

También el Lenicapavir se está  probando en pacientes que comienzan su terapia  antiviral (sin antecedentes de fallas), comparándolo con otro esquema; este otro estudio se llama  “CALIBRATE” pero se debe aguardar algo más de tiempo para sus resultados definitivos.

En resumen se trata de un nuevo descubrimiento farmacológico  que  además de poder controlar al virus resistente a otras drogas, puede ser administrado muy espaciadamente sin la necesidad que los pacientes tomen todos los días los medicamentos.