Quedaron procesados y embargados por organizar una fiesta clandestina

Dos jóvenes realizaron una fiesta para 500 personas en enero, cuando la situación epidemiológica no lo permitía.

Dos turistas rosarinos fueron procesados y sus bienes embargados por cinco millones de pesos por organizar una fiesta clandestina para 500 personas en una casa alquilada en Mar del Plata. El evento violaba las restricciones vigentes por la pandemia del Coronavirus.

La medida fue dispuesta por el Juzgado Federal 1 de la localidad balnearia, a cargo de Santiago Inchausti, quien procesó a ambos jóvenes por los delitos de desobediencia y propagación de epidemia, contemplados en artículos 239 y 205 del Código Penal, en línea con un pedido de la Fiscalía Federal 2.

Los jóvenes están acusados de organizar el último 6 de enero una fiesta clandestina a la que participaron cerca de 500 personas en una casa alquilada en la zona de Punta Mogotes, pese a que en ese momento se encontraban vigentes las restricciones dispuestas por el Poder Ejecutivo.

Además de procesarlos, el magistrado trabó un embargo por cinco millones de pesos para cada uno de ellos.

La fiesta se realizó en una casa ubicada sobre la Avenida de los Trabajadores y la calle Racedo, cerca del Faro de Punta Mogotes.