Equipo económico de Massa le declaró la guerra a la fuga de capitales

El equipo económico del massismo fustigó la nueva estrategia del Banco Central para contener al dólar, propone reponer los controles a la venta de dólares para evitar más fuga de capitales, alertó por la vulnerabilidad de las reservas internacionales y denunció una falta de autonomía de la entidad monetaria para definir sus políticas.

“Es un modelo macroeconómico, monetario, financiero y cambiario que dio muestras de su fracaso. Cualquier banda que quieran tocar, les va a jugar en contra. El Fondo nunca financia la fuga capitales. Hasta el propio FMI deberá responder el 10 de diciembre si esto es un nuevo préstamo a un gobierno o a un país”, expresó Aldo Pignanelli al término de la conferencia de prensa de Sergio Massa, donde el precandidato a presidente le solicitó a Mauricio Macri que “pare la pelota” y convoque los líderes de la oposición a una mesa de diálogo.

“Creo que vamos rumbo a un nuevo fracaso”, continuó Pignanelli en la charla con ámbito.com. “No hay forma de frenar el tipo de cambio si no se atiende la inflación y se llama a una mesa de diálogo” con todos los sectores políticos, económicos y sociales.

Según dijo el extitular del Banco Central, las “soluciones” para el dólar y la inflación son primero políticas y segundo, técnicas. “Todos los países que tuvieron inflación como la nuestra lograron contenerla, como Chile, Israel, Méximo, Brasil y Tailandia. Ellos tenían 4% o 5% mensuales y a través de acuerdos sociales y políticos, de precios y salarios, que no es congelamiento, sino acuerdos entre Estado, empresarios y sindicatos, se logró estabilidad y hoy tienen una inflación anual del 3% o 4%”, subrayó el experimentado analista económico.

Para evitar más fugas, el expresidente del Banco Central aseguró que será necesario reponer los controles a la venta de dólar, teniendo en cuenta que el año pasado marcaron un récord de u$s 27.230 millones. “Es absolutamente necesario aplica controles de capitales mínimos, como en cualquier otro país del mundo. Hay que explicar por qué se compran dólares y a dónde van. En los Estados Unidos ingresar dólares es muy fácil, te reciben los banqueros con un café, pero el día que querés sacarlos afuera te llama hasta el abogado del banco para saber por qué lo querés hacer”.

“En la Argentina mientras existía un control de capitales serio, con limitaciones a los capitales golondrina, la fuga fue mínima. En 2004 y 2005 hasta hubo ingreso. Pero el Gobierno dejó de lado todas estas normas y permite liquidar exportaciones hasta 10 años de plazo. Eso obedece a que hay más de u$s 10.000 millones de sumarios en el Banco Central por incumplimientos de las normas cambiarias, y con eso hacen prescribir cualquier penalidad”, sentenció.

El economista Agustín D’Attelis dijo que la los cambios de este lunes son otro “manotazo” de ahogado. “Es una profundización de una crisis de confianza en un marco que no logran contener, que se plasma en una suba del riesgo país y tensiones sobre el dólar”, consideró en diálogo con ámbito.com. “Lo que ocurrió hoy es muy riesgoso”, aventuró.

“Abandonar las bandas y empezar a comprometer las reservas en el marco de un contexto económico deteriorado, sin ingreso genuino de dólares, puede desatar un daño en cualquier posibilidad de pago de acá en adelante y disparar una pulseada entre el mercado financiero, que busca un valor más alto por refugio, y el Banco Central, que con sus reservas intentará frenarlo”, añadió el director de Ágora Consultores.

Según el especialista macroeconomía, en el mercado descuentan que el país no posee los u$s 71.898 millones de reservas que se informan periódicamente. “Se sabe que las reservas brutas rondan los u$s 20.000 millones, ¿son abundantes para frenar una corrida? No. El año pasado tuvimos una devaluación de más del 10% y fueron más las reservas que se dilapidaron”, alertó.

Para D’Attleis, el mensaje que dio este lunes el Banco Central es “muy” confuso. “Dice que ya no hay más zona de intervención y que se podrá intervenir donde se quiera, pero ratifica que arriba del techo -aunque ya no hay más techo ni zona- podemos vender u$s 250 millones por día o más. Es un mensaje muy raro. Busca generar confusión para que en el desconcierto el mercado financiero se calme un poco, en una semana que viene con un paro nacional y las elecciones en Santa Fe. El Gobierno se asustó y llegó a esta situación”, afirmó.

D’Attelis cree que detrás de la “luz verde” al Central habrá un monitoreo permanente del FMI. “No creo que a partir de esto le haya dado discrecionalidad para hacer lo que se quiera. El Fondo va a estar muy encima de cada una de las necesidades de intervención que se planteen”.

En este marco, el asesor económico del massismo dijo que la entidad que conduce Guido Sandleris tiene menor independencia. “El Fondo tiene una oficina adentro del Banco con el representante jamaiquino y monitorea o que se puede o no hacer. La pérdida de soberanía es absoluta. El FMI se siente dueño de los dólares que tiene en el Banco central y el Gobierno queda a merced de lo que el Fondo”, indicó.

Para el extitular de la UIA y actual diputado del FR, Ignacio De Mendiguren, la decisión de actuar dentro de la banda es otro capítulo del Plan Llegar. “El único plan económico que existe es ver cómo llegar a las elecciones sin evaluar las consecuencias que esto genera sobre la economía real”, remarcó el legislador nacional. “Esta medida es otra improvisación”, continuó. “Es la décima reforma que le pedimos al Fondo. El Gobierno no logra detectar el costo político de estas medidas: a esta tasa de interés no hay economía que pueda financiarse y va a seguir la caída del nivel de actividad. Se piensa en el corto plazo, en cómo para la hemorragia y no en curar la enfermedad”, recalcó.

Para el dirigente industrial es necesario que la Casa Rosada convoque al sector empresario a discutir políticas para sacar al país de la crisis. “La experiencia de corridas sin control, la pérdida de reservas y que todo el esfuerzo que se haga para financiar fuga de capitales ya lo conocemos. Esto no hay forma de pararlo sin volver a generar confianza, y la confianza no se recupera con medidas improvisada, que cambian todos los días”, enfatizó en un mano a mano con este medio.

Asimismo, el empresario textil anticipó un fracaso de los Precios Esenciales, que debutaron oficialmente este lunes en las góndolas. “Ya está replanteado porque fue una media tomada con un dólar y una tasa que hoy no se ven y lo aplica alguien que no cree en la medida que está tomando. Los instrumentos para poder controlarlo el mismo Gobierno los desmantelo”, sostuvo De Mendiguren, y agregó que el Poder Ejecutivo vuelve a cometer un “error de concepto”.

“El problema del aumento de los precios no es por un exceso de demanda, es por el aumento de costos, y el 90% de los costos son responsabilidad del Gobierno, como la tasa de interés, los combustibles y la presión tributaria”, sentenció.

Por Sebastián D. Penelli-AMFIN