Con una “reparación integral” se cierra causa por presunta fiesta ilegal a dos funcionarios

Tras ser imputados por violar las restricciones para evitar la propagación del Covid-19 y pelearse con los uniformados, dos jóvenes funcionarios de la Corte Suprema y del Tribunal de Cuentas de Tucumán ofrecieron una reparación integral para evitar una sanción penal.

Este jueves se sustanció un acuerdo de reparación integral, prevista en el Código Procesal Penal, ofrecida por Federico José Roldán Vázquez y Alfredo Iramaín, quienes enfrentaban una causa por violación a las restricciones impuestas por las autoridades en el marco de la pandemia de Covid-19.

Dicha reparación, establecida bajo los criterios de oportunidad que establece la ley, fue aceptada por el Fiscal de la Unidad de Decisión Temprana de la capital, Marcelo Leguizamón. La misma consistió en un resarcimiento económico que afrontaron los acusados que hicieron efectiva la compra de tres computadoras totalmente equipadas, por un valor de $ 200.000, que fueron cedidas a la comisaría séptima.

Los jóvenes habían sido imputados por el Ministerio Fiscal luego de haber sido detenidos en la madrugada del domingo 26, tras protagonizar un enfrentamiento con personal policial de la comisaría séptima que se encontraba haciendo controles en una fiesta. Además de la compra de los equipos, el acuerdo incluyó un pedido de disculpas hacia los uniformados.

Por otra parte, en el plano administrativo, la Corte Suprema de Justicia de Tucumán resolvió que el funcionario aprehendido afectado a su ámbito, el auditor José Roldán Vázquez, sea investigado y, eventualmente, sancionado.

El lunes, el presidente del Tribunal de Cuentas, Miguel Chaibén Terraf, había suspendido por 30 días y abierto una pesquisa interna respecto del otro funcionario arrestado aquel día, el contador fiscal Alfredo Iramain (h).

Contexto