Argentina rompió relaciones con Venezuela

El Canciller argentino, Jorge Faurie, recibió la copia de las cartas credenciales a Elisa Trotta, embajadora venezolana en Argentina designada por Juan Guaidó, auto-proclamado “Presidente encargado” desde enero de este año.

Esta decisión implica el reconocimiento institucional de Trotta y la ruptura de relaciones diplomáticas con el gobierno de Nicolás Maduro. Cabe destacar que la postura Argentina había sido la de desconocer la legitimidad del segundo mandato del líder bolivariano pero no interrumpir las relaciones diplomáticas con Venezuela.

El argumento de Faurie para argumentar esta postura fue “velar por los intereses de los connacionales y las empresas que todavía quedan allá”. “No vamos a interrumpir nuestras relaciones diplomáticas; es más, hemos tenido diálogo con las fuerzas de la oposición que están interesadas en tener canales de diálogo para conocer y transmitir todas las preocupaciones no solo por la situación de Venezuela, que es absolutamente dramática, con un millón setecientos por ciento de inflación”, subrayó entonces.

El gobierno de Mauricio Macri forma parte del Grupo de Lima y Prosur, dos foros claramente opositores al gobierno venezolano, y fue parte del proceso de suspensión del país sudamericano del Mercosur ademas de reconocer a Juan Guaidó.

También, como parte del anuncio de Macri en la última Asamblea General de las Naciones Unidas, el minsitro de Justicia Germán Garavano, entregará este martes en la Corte Penal Internacional (CPI) con sede en La Haya, Holanda, testimonios de venezolanos residentes en Argentina que denunciaron ejecuciones extrajudiciales, torturas, privaciones ilegítimas de la libertad, desapariciones forzadas, violencia sexual y persecución política bajo la adminsitración de Nicolás Maduro.

La decisión se produce a 15 días de las elecciones generales que tiene como principal favorito al candidato opositor, Alberto Fernández, que mantuvo una posicion distante a la de Macri respecto a la crisis venezolana y confirmó que sacará al país del Grupo de Lima para sumarlo al Grupo de Contacto Internacional y el Mercanismo de Montevideo integrado por la Unión Europea, Uruguay y México y promueve el diálogo como resolución del conflcto.