“Alberto tiene cáncer”

Así, con esa contundencia irresponsable, falaz y llena de una cuota de maldad pocas veces vista en la política de la región lo declaró Javier Santarone el Presidente del Concejo Deliberante de Maipú, hombre del intendente Rapallini a un medio local.

Cuando se le consultó sobre el proceso electoral, se despachó con estas declaraciones:

Así de fácil lo declamó, sabiendo lo que decía.

Rápidamente llegaron los repudios en las redes sociales:

No hablamos de las palabras de un improvisado. Santarone hace dos décadas que está en política y es edil. Es más, en su momento se lo mencionó como posible candidato a intendente por el oficialismo de Mapú, pero luego quedo relegado a lugarteniente de los Rapallini, los que sí fueron y son jefes comunales, manteniendo una dinastía.

Ante el nerviosismo de perder la intendendencia (en las PASO solo quedaron a un puñado de votos de la oposición), trató con malicia de instalar el miedo haciendo referencia a una supuesta enfermedad, la vuelta del kirchnerismo y demás adjetivaciones.

No sólo es repudiable sus declaraciones, sino que son de una ignorancia supina. El Frente opositor precisamente no es kirhnerista. Está compuesto por 16 agrupaciones en donde conviven renovadores de Massa, Proyecto Sur de Pino Solanas, Somo de Voctoria Donda, Federales de Felipe Solá, el Partido Justicialista, el monvimiento Evita, el kirchnerismo, Barrios de pie representado por “Chuky” Menéndez y demás organizaciones.

Tratar de instalar el miedo y “enfermar” a una persona es de poco hombre y de muy mal político. Esto es lo que pasa en una ciudad que se vio sorprendida, como Maipú ayer por sus desagradables declaraciones.

Pensar que los llamados “republicanos”, quienes piden transparencia en nuestra democracia, toman como ejemplo y modelo a otros países. En muchos de ellos, por menos hechos o declaraciones, se presentan automáticamente renuncias.

En ese sentido, acá se habla con frivolidad, se infunde miedo, se diagnostica y enferma candidatos…y el circo sigue!

Repudiables declaraciones de un hombre que debería cumplir otro rol en la política de Maipú y la región. Le tocó el de partenaire. Y lo hace así. Con bajezas y mensajes de odio y miedo.

Muy pobre de suparte. Muy poco aporte para la democracia