Abusó de su hermana, tuvo un hijo con ella y está preso por robo

Es uno de los casos más escalofriantes investigados en los últimos tiempos en Mar del Plata. Los abusos ocurrieron en una casa del barrio Don Bosco cuando la víctima, que hoy alcanzó la mayoría de edad, era menor. En 2017 nació el niño, cuyo ADN determina que su padre es el propio tío.

Cuando la escucharon declarar, los instructores judiciales de la Fiscalía Nº 7 quedaron shockeados: según la versión de la joven, que actualmente tiene 18 años, había sido víctima de abuso sexual por parte de su propio hermano desde que tenía 12. Hasta ahí, era un caso más de los muchos que existen en Mar del Plata y que casi en su totalidad se producen en el seno intrafamiliar. Pero lo que siguió en su relato definitivamente terminó por conmocionar a los investigadores. Fruto de las relaciones forzadas, en 2017 había nacido un niño.

La causa que ahora tiene a su cargo el fiscal Leandro Arévalo se inició hace pocas semanas, cuando la mujer se decidió a revelar el padecimiento al que fue sometida desde la pubertad. Para entonces, el hombre acusado ya estaba preso por haber cometido un robo, lo cual también acabó por sorprender a los pesquisas, aunque hizo -de alguna manera- un poco más fácil su trabajo.

Los hechos, conforme surgió de la declaración de la propia víctima, ocurrieron en una vivienda del barrio Don Bosco entre los inicios de 2015 y el momento en el que quedó embarazada y nació el bebé. Lo primero que hicieron los instructores judiciales tras oír los detalles del relato fue ordenar un análisis genético del niño, que hoy tiene alrededor de 4 años. La diligencia fue realizada directamente por los peritos de la Suprema Corte de Justicia, y el resultado confirmó hace pocos días que el menor, en efecto, es hijo de su tío.

Entre otros detalles que se conocieron, a pesar del hermetismo que rodea a los investigadores del caso, LA CAPITAL pudo saber que la mujer declaró que su hermano mayor le habría suministrado drogas disueltas en gaseosa para adormecerla y disminuir su reacción de defensa ante los abusos sexuales desde que era una niña. La información recabada por este medio, como identidades, domicilios y otros detalles escabrosos, no es publicada en su totalidad para preservar la identidad de la víctima y primogénito.

Por último, de acuerdo a los datos confirmados por las fuentes consultadas, se supo que el presunto abusador ya fue citado a declaración indagatoria el miércoles de la semana pasada y, tras negarse a dar su versión de los hechos ante el fiscal Arévalo, quedó imputado formalmente en una causa caratulada “Abuso sexual con acceso carnal, doblemente agravado, por ser cometido por el hermano y por el abuso de una menor de 18 años de edad en aprovechamiento de la relación de convivencia preexistente, en reiteradas oportunidades”. Es por eso que seguirá detenido en la Unidad Penitenciaria de Batán, mientras continúa la investigación penal, en el marco de la cual se aguarda que la víctima brinde más precisiones ante los instructores judiciales en los próximos días.

La Capital