Se aviva el conflicto de los telefónicos con asambleas y virtuales paros de dos horas

Luego de concretar varias reuniones entre la Mesa de Unidad Sindical, que agrupa a los gremios nacionales FATTEL, CePETel, FOEESITRA y FOMMTRA, y las grandes empresas de telefonía, sin lograr avanzar en un nuevo acuerdo paritario, los telefónicos convocan a una jornada asamblearia con el fin de informar a los trabajadores la situación en la que se encuentran las negociaciones y los posibles pasos de acción a seguir.

Dado el contexto de pandemia, la mayor parte de los empleados se encuentra trabajando remoto por lo que las asambleas serán virtuales según turnos y sectores. “La idea es que todos tengan por lo menos dos horas dentro de su jornada para informarse”, aseguraron en un comunicado conjunto.

Con un acuerdo paritario anterior vencido hace casi dos meses, el viernes a la mañana, los gremios decidieron dar un paso más y analizar medidas fuerza, pero en el transcurso del día los sorprendió el decreto presidencial que congeló las tarifas de celulares, internet y televisión paga hasta fin de año, condimentando el conflicto.

Por su parte, el gigante gravitatorio Telecom, advirtió en una comunicación interna que se filtró luego de la divulgación del decreto que están “analizando los pasos a seguir, con el foco puesto, como siempre, en el compromiso de asegurar la empleabilidad de nuestra gente y garantiza la mejor calidad y experiencia a nuestros clientes”.

InfoGremiales se comunicó con Patricio Arbelo, secretario Gremial de CePETel, quien explicó que la postura de las empresas en las negociaciones para la recomposición salarial de los trabajadores es de dudas y dilaciones pero que en realidad ni siquiera la pandemia afectó sus ganancias: “Telecom, según los balances que publicó en abril, mayo y junio, facturó a valores constantes el 1.5% menos que el año pasado, o sea nada, pero los costos también a valores contantes se achicaron un 5%, o sea que el margen aumentó.”

“Termina siendo una discusión comunicacional porque se plantan como si fueran los dueños de un teatro o de un hotel cerrado y, en realidad, en la pandemia no bajó nunca su actividad.”, argumentó.