Preocupa a la Defensoría del Pueblo la venta de supuestos productos para celiacos

Los Defensores del Pueblo de General Pueyrredón, Daniel Barragán, Fernando Rizzi y Luis Salomón, recibieron a la presidenta de la Filial Mar del Plata de la Asociación Celíaca Argentina, Alejandra de la Riva, para tratar sobre el cumplimiento de la Ordenanza municipal 21.897, puntualmente en lo que respeta a la venta ambulante en espacios públicos de la ciudad.

La representante de la entidad señaló que “con la llegada de la temporada estival, año tras año, observamos que vendedores ambulantes con remeras estampadas con el logo que por ley identifica a los alimentos APTOS PARA CELIACOS, ofrecen productos no autorizados por la ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica) para ser identificados como sin TACC”.

Se puede observar con frecuencia a vendedores ambulantes ofreciendo pochoclos y chipá por las playas, y por el micro y macro centro, supuestamente aptos para celíacos, pero sin ajustarse a regulación alguna.

Cabe señalar que para que un producto pueda utilizar el símbolo Sin TACC debe ajustarse a lo indicado por el Código Alimentario Argentino es decir, cumplir una serie de requisitos entre ellos, estudios de laboratorio, manual de buenas prácticas y trámites en organismos oficiales que certifican que dichos productos son libres de gluten según la normativa vigente.

Como es sabido, la salud de la comunidad celíaca depende únicamente de los alimentos que se ingieren, lo que implica que los ingredientes sean Sin Tacc, que sean correctamente manipulados para así evitar la contaminación cruzada y de la adecuada e inequívoca identificación de los productos que se pueden o no consumir.

“Deseamos una ciudad amigable con las personas celíacas y para lograrlo se depende del riguroso cumplimiento de las leyes y ordenanzas vigentes” señalaron desde la Defensoría del Pueblo.

“Celebramos que enb plazas, playas y espacios abiertos se incluyan productos aptos para el consumo de la población celíaca, siempre y cuando se esté en consonancia con el Código Alimentario y la ordenanza municipal, dado que de ellas dependen nuestra salud y calidad de vida” señaló de la Riva.