Perpetua para el asesino que colgó de un puente a nene de 4 años

La Sala II de la Cámara Penal condenó a prisión perpetua a Claudio “Cococho” Argañaraz por el homicidio del niño de 4 años, Benjamín Amaya, que fue encontrado sin vida, colgado de un puente, en El Colmenar, Provincia de Tucumán el año pasado.

Los vocales de la Sala II, Gustavo Romagnoli, Luis Moralez Lesica y Eduardo Romero Lascano, dictaron la sentencia hoy en el juicio oral y público, y lo culparon por homicidio calificado.

El abogado de la familia de la víctima, César Barrionuevo, ratificó que Argañaraz era consciente de sus actos a partir de los informes psicológicos.

La sentencia se basa en que el acusado usó su relación de parentesco para cometer el delito. Lo que se cree es que el motivo por el cual habría matado al niño, serían sus sentimientos hacia la madre de la víctima, Milagros Avellaneda.

El Ministerio Público Fiscal (MPF) y la querella resaltaron además que el enjuiciado había enviado audios amenazando a un conocido de la joven.

Marranzino hizo hincapié en el porcentaje de compatibilidad detectado entre las manchas de pintura que estaban en el cable encontrado con el cuerpo del niño, y el cable coaxial y el tacho de pintura hallados en la vivienda de la familia de Argañaraz.