¿No de puede aplicar un impuesto a la riqueza en Mar del Plata?

A raíz de la crisis heredada de años anteriores y profundizada con la pandemia del coronavirus, las arcas municipales están deterioradas severamente. Todo cuesta enormemente. Ante esto, intendentes y concejos deliberantes de diversas localidades de la provincia generaron un impuesto municipal para poder recaudar un poco más y pedirle a los que “ganan” durante la pandemia que colaboren con quienes se ven más afectados.

Así ya se ha hecho en las municipalidades de Castelli, Trenque Lauquen y General Lavalle, entre otros.

¿Mar del Plata no puede aplicar este tipo de tasa municipal?. ¿No sería oportuno poder implementarlo en lo inmediato en el municipio de General Pueyrredón?

A pesar de ser una ciudad grande en cantidad de habitantes, casi todos nos conocemos bastante. Los que ganan dinero durante la pandemia, deberían a través de este tributo, colaborar con los demás sectores que están en muchos casos devastados por el escenario actual.

¿Quienes pueden hacerlo? 

Hay sectores de grandes empresas de la pesca que bien pueden tributar, más en un sector de nuestro municipio tan golpeado como el puerto. Los supermercados con superficie de más 200 metros cuadrados que recaudan a diario (y muy bien); todo tipo de entidad financiera -entre ellas los bancos de firmas privadas, prestadores de dinero, bancos privados-; los titulares de dominio, condominios y sociedades que posean 5 o más inmuebles (tenemos la particularidad en nuestro municipio de contar con dueños de propiedades, en algunos casos teniendo entre departamentos, casas y locales comerciales 30 propiedades o más), distribuidoras mayoristas de alimentos y las empresas prestadoras de servicios de telefonía, internet y/o cable. Incorporen en la lista a quienes les parezca que pueden tributar y no esté incluido en este párrafo.

Todo los mencionados pagarían, por ejemplo, desde julio y hasta diciembre, durante un semestre una cuota adicional mensual para ayudar al resto.

Otros municipios lo han puesto en práctica ya. ¿Podremos nosotros?

Si se quiere, se puede. Es necesario y urge aplicarlo.