“Montenegro debe resolver el grave conflicto social, gremial y judicial que existe en Serena y Tamarindo”

Diego Sánchez Cabezudo, referente de la Unión de Guardavidas Agremiados, le pidió al intendente de Mar del Plata, Guillermo Montenegro, que intervenga en el conflicto que afecta a los trabajadores de zona sur ante el “desconocimiento” que plantean los privados. Esta situación produce falencias en las bajadas públicas, en la falta de control sanitario y en la ausencia de baños públicos, entre diversas cuestiones.

A continuación, compartimos el comunicado completo:

Por medio de la presente y en carácter de representante gremial de los trabajadores y trabajadoras guardavidas de la Unión de Guardavidas Agremiados, me dirijo a usted a fin de manifestarle lo siguiente:

Solicitamos a usted que tome la decisión, como representante máximo del estado municipal, de resolver el grave conflicto, social-gremial-judicial, que hoy existe en los balnearios de la zona sur Serena y Tamarindo.

Dichos balnearios tienen en la actualidad una locación comercial irregular que trae consecuencias muy graves desde todo punto de vista en ese sector de nuestra ciudad.

Los propietarios de esas tierras Azul Pro (Tamarindo) y Playas del Faro (Playa Serena) intentan desconocer dicha situación y no se hacen cargo de su predio, ni de sus locaciones. Esto trae aparejada desidia en bajadas públicas, falta de control sanitario, falta de baños públicos y deplorables condiciones laborales de los guardavidas que representamos gremialmente. Todo esto es un peligro manifiesto para todos los vecinos, turistas y trabajadores.

Todos sabemos que el proceso de remunicipalización, llevado adelante en la actualidad, es una etapa superadora de la seguridad en playas propiamente dicha, pasando todo el operativo privado a manos del estado como herramienta fundamental de gestión y coordinación.

Este proceso virtuoso ha sido imposible avanzarlo en los balnearios referidos en la presente nota. Sus supuestos locadores pretenden desconocer a sus empleados y asumen, bajo una supuesta ” emergencia ambiental “, la “no obligación” de poner guardavidas en la explotación comercial.

Este claro conflicto de intereses, sustentado en la negación de las obligaciones de las normas por parte de los locatarios, la incapacidad de los locadores de hacer cumplir con los contratos y la falta de acción del estado en su obligación de hacer cumplir las ordenanzas vigentes, hacen una combinación explosiva contra nuestros afiliados y con quienes eligen estas playas. Se ven vulneran todos los derechos. En el caso de los trabajadores, sus derechos laborales a cobrar sus salarios en tiempo y forma, tener condiciones dignas de trabajo y ser municipalizados como el resto de los guardavidas marplatenses.

Sabemos de su interés por resolver favorablemente todo el proceso de municipalización. Fueron centrales todas sus gestiones para que este proceso sea una realidad. Es por esto que nos dirigimos a usted para pedirle ayuda.

Nuestros afiliados ya mandaron carta documento a sus empleadores y a los dueños de las tierras. Obviamente, como viene el tema, ninguno de estos actores se va a hacer cargo de nada si el estado no cumple su rol y utiliza todo el peso que tiene para alinear este conflicto. Como siempre la parte más débil es el trabajador y eso lejos está de ser justo y razonable en esta nueva etapa.

Por eso le pedimos primero acción inmediata, para resolver de manera definitiva este tema. Estos guardavidas deberían ya pasar a ser parte del plantel municipal de forma inmediata (llevan ya marzo y noviembre sin cobrar y peor aún, sin reconocimiento por ninguna de las partes) como lo dicta la ordenanza de la unificación del operativo de seguridad en playa.

Mientras tanto el estado, que usted representa, debería caer con todo el poder que le confiere la ley en esta zona liberada. Estamos pasando la puerta de una temporada que será histórica. Es deseo nuestro acompañar a nuestra ciudad para que así sea. Es por eso que enviamos esta nota pidiendo ayuda. Queremos evitar cualquier tipo de conflicto, pero no podemos dejar de manifestar las problemáticas con el fin de encontrar soluciones favorables para todas las partes, sobre todo, para nuestra querida Mar de Plata.