Juan Grabois, a favor de la unidad

El referente de la Confederación de los Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) Juan Grabois consideró que Mauricio Macri “es el presidente más horrible de la época democrática” y aseguró que “la gente lo va a castigar con el voto”.

También, expresó su visión acerca de la necesidad de buscar la unidad del peronismo para vencer a Cambiemos en las elecciones de este año, una fórmula que resumió con un “entran todos”: “Entran: Massa, Pichetto, Urtubey”. “Si viene Vidal y dicen ‘yo me voy del macrismo y quiero ir con ustedes’, ¡que venga! ¿Viene Larreta? ¡Venga Larreta! El problema acá se llama Mauricio Macri”, analizó el dirigente social.

Por otro lado, el líder de la CTEP se refirió a la denuncia por extorsión contra el fiscal Carlos Stornelli que se dio a conocer esta semana: es “verosímil”. Opinó que “todo el sistema está putrefacto” y sostuvo que “hay que hacer un recambio muy fuerte en la clase política”.

El dirigente cercano al Papa Francisco aseguró que “no me sorprende lo de Stornelli, es un canalla. La Justicia federal está tarifada y es una mafia”. De esta manera, durante una entrevista en el programa El fin de la metáfora, en Radio 10, se evaluó las repercusiones de la denuncia contra Stornelli y el abogado Marcelo D´Alessio, acusados de haber extorsionado a un empresario agropecuario a cambio de quedar a salvo de la causa de las fotocopias de los cuadernos.

“Macri es el presidente más horrible de la época democrática. La gente lo va a castigar con el voto, estoy convencido”, analizó de cara a las próximas elecciones, y agregó también que si bien Cambiemos tiene “el mejor equipo para manejar la opinión” y tiene “la posverdad de su lado”, el pésimo desempeño económico de un Gobierno que “destruyó el poder adquisitivo de los argentinos, que mandó a la pobreza a uno de cada cuatro y que no te permite pagar ni la luz” será decisivo a la hora de definir el voto. Cambiemos, indicó Grabois, tiene “la ventaja de que están alineados internamente y tienen sus candidatos pero también está el bolsillo. Hay una operación de desaliento para hacer creer que ellos la tienen atada”.