“Hay abandono del Municipio en los barrios del Norte”


En Mar del Plata, como en todo el país, el rebrote de COVID-19 se sigue agudizando; y, como siempre, la situación en los barrios populares es aún más complicada, en particular en el extremo norte de la ciudad.

A continuación MdpYa comparte un escrito realizado por La Garganta Poderosa, en donde relatan la falta de centros de testeo en “La Felíz.”

Si alguien que vive en un barrio de la zona norte de Mar del Plata necesita testearse, tiene que recorrer al menos 4km, para llegar a un dispositivo de testeo que solo atiende hasta las 3 de la tarde y que tiene filas que demoran hasta 5 horas. Andrea, vecina del barrio Las Dalias nos cuenta: “El centro de testeo al que fui abría a las 9 de la mañana. Llegué a las 7 y ya había 60 personas adelante mío, solo entregaron 300 números. Estuve 4 horas y media para que me atiendan”.

Esta semana, la Secretaría de Salud del Municipio anunció más dispositivos de testeos en distintos puntos de la ciudad. ¿En la zona norte? ninguno. ¿Testeos de forma particular? Imposible, cuando el costo es de aproximadamente $6000 y vivimos en la segunda ciudad con más desempleo del país.

También el Centro de Salud Alto Camet, en el que nos atendemos vecinos de seis barrios de la zona, sufre una importante baja de personal por contagios: más de 15.000 personas estuvimos toda la semana sin médico clínico, ni médico generalista y no se envió ningún reemplazo. Tampoco dieron turnos para especialidades por falta de personal de seguridad. “Esta semana iba a ir a la ginecóloga, pero como no dieron turnos, no me pude atender. Si tuviera una urgencia, no tendría otra opción que ir hasta el Hospital Regional que queda a más de 10km” María, vecina del barrio Las Dalias.

Ya en enero del año pasado, cuando nos reunimos con la Subsecretaria de Salud Carina Conde, y la Directora General de Atención Primaria de la Salud Nilda Villalba, les planteamos que la situación del CAPS Alto Camet era alarmante, con falta de insumos básicos, y poco personal para lo que demanda el barrio, pero al día de hoy, nada cambió.

Esta nueva ola deja al descubierto, una vez más, la desigualdad que sufrimos los barrios de la zona norte de Mar del Plata. ¡Apunten los ojos y oídos para acá, a ver si nos pueden ver y escuchar!