“Está todo controlado”: 772 contagiados y 22 muertes durante julio en Mar del Plata

Así se escuchaba en cada conferencia de prensa decir al jefe comunal, cuando desde este medio se empezaban, a comienzos del mes, a recibir testimonios de vecinas y vecinos, profesionales de la salud y trabajadores de geriátricos que los casos aparecían a diario.

El concepto giró en pocos días a “tenemos un brote” cuando el principal centro de contagio se sostenía que provenía del Sanatorio Houssay. Al mismo tiempo se convivía con una frase que daba tranquilidad a los marplatenses y se repetía sistemáticamente por la mayoría de los medios vinculados de algún modo al gobierno comunal: “La ciudad está alambrada” haciendo referencia a los retenes que impedían cualquier acceso a la ciudad de personas provenientes de otras localidades. Pocos días después el slogan elegido fue “tenemos tres focos”.

Cuando ya la realidad era contundente y los casos seguían apareciendo a lo largo de todo el territorio del municipio se esgrimió un concepto más que controvertido “tenemos circulación pero no comunitaria”. Se descartó la utilización del plan DETECTAR y la responsable de salud negó la necesidad de hacer testeos masivos “Yo no voy a testear a 800.000 personas” se la escuchó decir.

Así nos fueron llevando, desde los mensajes que se iban emitiendo a un estadio de “acá no pasa nada, o pasa muy poco con el virus”. En paralelo se habilitaron más actividades que la misma fase 4 permitía. Era como estar en fase 5 (salvo muy pocas excepciones), con la formalidad de fase 4 y, ante el advenimiento de casos, la necesaria fase 3. Mientras tanto, se seguía empujando todos los días para la apertura de más ay más actividades.

Hoy, una vez finalizado julio podemos concluir que:

-Los profesionales que asesoran en materia de salud al intendente y su “comité de expertos” se desconocen.

-No se testeo como correspondería ante el avance de los casos.

-Crecimos de 49 casos antes de ingresar a julio a 773 registrados en el último día: se creció 15 veces, en forma exponencial en la cantidad de casos DETECTADOS por que aparecían, nunca el municipio tuvo la política de ir a buscarlos a manera preventiva.

-Los informes del municipio criticados por sus inconsistencias y las declaraciones de los funcionarios, contradictorias entre sí, empezaron a generar dudas y desconfianza en la población

-Los retenes recibían denuncias y hasta declaraciones de quién tenía la coordinación de los mismos que eran “un colador”.

– Se registraron 57 lugares diferentes de, por lo menos, un caso de coronavirus en nuestro municipio. Desde dependencia municipales, establecimientos comerciales, geriátricos, clínicas, hospitales, vecinos en barrios, dos dependencias de la Iglesia, comedores o merenderos barriales.

Mientras informábamos a diario del escenario que vivíamos y lo que se avecinaba, se seguían escuchando declaraciones tranquilizadoras respecto del virus en General Pueyrredón.

Agosto comienza con un cuadro preocupante en nuestro municipio. Ya no hay nada controlado, se empezará con el plan Detectar tarde, luego de haberlo rechazado originariamente, los retenes no entregan las seguridades de los primeros días, los contagios se extienden a los barrios, ni se habla de brote, ni focos, como tampoco se discute a esta altura la circulación del virus.

Las autoridades municipales que debían actuar en varias políticas a principios de junio pagaron por su inacción o mala praxis con los resultados de julio. Y los resultados son personas, habitantes marplatenses y batanenses. En agosto ya se los ve corriendo detrás del virus.

Se requiere una respuesta rápida para revertir este escenario. Si no surge, es porque no la tienen o no la quieren implementar.

Está en manos del jefe comunal. Es su decisión política resolver, actuar, ponerse al hombro esta crisis para frenar los contagios de ahora y prevenir los del futuro.

De él depende. Sabremos, en función de las medidas que tome (o no) si la frase “No me va a temblar el pulso en hacer lo que haga falta por la salud de los marplatenses” es solo un slogan o la lleva a la práctica.

Mientras tanto, el virus circula, contagia y preocupa y mucho a todos nosotros…