Entre 1950 y 2020, 330 mil niños fueron víctimas de abusos sexuales en la Iglesia francesa

Al menos 330.000 personas fueron víctimas de abusos sexuales cuando eran niños en el seno de la Iglesia católica en Francia desde 1950 hasta 2020, según reveló un informe presentado este martes por Jean-Marc Sauvé, presidente de la Comisión Independiente sobre los Abusos Sexuales en la Iglesia (Ciase), que señaló que estos actos no son solo cosa del pasado: “Las violencias sexuales en la iglesia no han sido erradicadas”.

A través de entrevistas con víctimas y del análisis de los archivos eclesiásticos, la Ciase pudo determinar que 216 mil niños fueron abusados por sacerdotes y religiosos, mientras que el número restante corresponde a los casos en los que los victimarios fueron laicos que trabajaron dentro de las instituciones religiosas.

Las víctimas de abuso en Francia

Las víctimas, agregó el presidente de la Ciase, fueron en un 80 por ciento niños varones de entre 10 y 13 años, mientras que los religiosos agresores rondan el 2,8 por ciento, un porcentaje inferior al de otros países que hay investigado estos hechos: en Alemania el promedio es de 4,4 por ciento y en Estados Unidos asciende al 7 por ciento.

Según el informe, el 56 por ciento de los casos identificados se produjeron entre 1950 y 1969 y un 22 por ciento en las décadas de los 70, 80 y 90 se ha detenido en lo que va de siglo. Para Sauvé, la cifra desciende por una menor asistencia de los franceses a ámbitos católicos y no a la actuación de la iglesia, que solo a partir de la aparición de escándalos mediáticos comenzó a tomar medidas para combatir la pederastia.

La negligencia de la Iglesia francesa

Sauvé acusó a la institución eclesiástica de”negligencia” por no haber tomado en serio las señales de alarma o denuncias de las víctimas y de haber tratado de encubrir a los clérigos pederastas.

El presidente de la comisión afirmó que los abusos son un fenómeno “masivo”, aunque reconoció que tanto las víctimas como los agresores identificados son “un mínimo”. Sauvé sostuvo que la Iglesia debe “pedir perdón” e indemnizar a personas que fueron víctimas de estos abusos y, en su mayoría, arrastran problemas “importantes” de comportamiento sexual y psicológico.

Éric de Moulins-Beaufort, presidente de la Conferencia Episcopal francesa, lamentó que el panorama fuera desolador y “muy superior a lo esperado”, pero evitó hacer referencia a la posibilidad de indemnizar a las víctimas.

“Ustedes deben pagar por todos estos crímenes”

“Ustedes deben pagar por todos estos crímenes”, acusó François Devaux ante un puñado de obispos y el nuncio papal en Francia y acusó a la institución de escudarse en “una estrategia fétida” para evitar indemnizar a las víctimas.

Devaux fue víctima del cardenal Philippe Barbarin -quien había sido condenado en primera instancia a seis meses de prisión en 2019, pero luego fue absuelto- y fundó la organización La Palabra Liberada, que nuclea a otras personas que fueron abusadas por religiosos franceses.

El informe de la comisión recomienda, además, revisar el secreto de confesión para que no pueda ser aplicado en caso de la comisión de crímenes, introducir laicos en los órganos de gobierno de la iglesia para evitar que los religiosos acumulen todo el poder, adaptar la formación de los curas o revisar la moral sexual, considerada ahora un tabú en el seno de la institución.