En tiempos de COVID-19: “No tenerle miedo al miedo”

Gabriela Dueñas, Doctora en Psicología, Lic en Ciencias de la Educación, Psicopedagoga y Militante Política charló con Sanos de la Azotea y dejó varias reflexiones desde el campo de la salud mental en esta nueva etapa de cuarentena.

Sobre como la sociedad está transitando estos momentos dijo:
“A pesar de que los números aumentan y que la cuarentena es el único remedio que conocemos hasta ahora y vemos que se van reduciendo las posibilidades de acceso al sistema sanitario, me vengo preguntando porque la población sigue viviendo sus vidas como si no pasara nada. Vemos en las calles familias completas con chicos caminando, sabemos que para el día del amigo hubieron un montón de reuniones, la gente sigue circulando por centros donde se aglutinan muchas personas y sabemos que el acento esta puesto en el distanciamiento físico, que no es social, eso hace mal, es distanciamiento físico, yo creo que hay que hacer una comunicación más contundente y más clara”

Sobre la necesidad de comprender al peligro que nos exponemos aclaró:

“El tema del miedo no es un tema al que le tenemos que tener miedo, porque es un mecanismo psíquico que funciona como una alarma para poner el sujeto en disposición de defenderse de un enemigo objetivo, real, que existe en el exterior del sujeto que se llama covid 19. Si le perdemos el miedo nos exponemos a correr el riesgo serio de contagio y de contagiar, justamente el problema de la letalidad está ligado con la cantidad de personas contagiadas porque lo que colapsa luego es el sistema sanitario y luego la gente termina muriendo por no poder acceder al sistema sanitario, miremos al norte, los rebrotes que están ocurriendo, la cantidad de muertos que hay, el colapso de salud pública y privada. Tenemos que tener miedo y nos tiene que angustiar hasta cierto punto esta pandemia, sino caemos en el mecanismo de la desmentida, que es un mecanismo que no nos está ayudando, porque minimiza y no termina de visibilizar los alcances y las implicancias de este virus y las consecuencias fatales y trágicas que conlleva consigo. Hablemos de estos temas que nos afecta y tampoco caigamos en el error de patologizar diciendo que el miedo es ataque de pánico, o que la tristeza que nos impide disfrutar del aire libre es depresión o que la angustia es patológica, no señores, patológico es desconocer este peligro real que nos está afectando a todo el planeta.

Vivimos en una sociedad fuertemente colonizada por estas lógicas neoliberales posmodernas donde el ideal es la felicidad permanente, el hedonismo, estas lógicas frente a las cuales un sujeto tiene o siente miedo porque efectivamente es un peligro externo y eso se ve mal porque estamos acostumbrados a utilizar términos como que todo tiene que estar pum para arriba, el famoso “No problem” “Be happy” se nos ha instalado y esto termina en el clima de muchos ciudadanos que vemos como si nada pasara, que salen a correr por los bosques de Palermo o que organizan fiestas clandestinas o van del Amba hacia otras ciudades del interior de la provincia del país como si no pasara nada y arrastran el famoso bicho, que no es un bicho (el covid 19) que después hace estragos”

Y destacó el gran esfuerzo, el gran valor y sobre todo de cuidado que hay que realizar con los trabajadores de la salud y los trabajadores esenciales:
“También es clave no olvidarse que no solo son importantes las camas, los respiradores y los hospitales sino también el cuidado de los trabajadores de la salud que están en la trinchera en la lucha con el virus y con las difíciles situaciones de angustia y ansiedad por contagios propios y de miedo a contagiar a sus familiares. Hay que cuidar a quienes nos cuidan y no quiero olvidarme de todos los trabajadores esenciales que también hacen un esfuerzo excepcional en todo esto como los docentes que entregan los bolsones de alimentos y ayudan solidariamente en las escuelas”

Escuchá el audio completo:

Radio de la Azotea