Empresas ven una lenta recuperación tras la pandemia

A criterio de los principales directivos del Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina (IDEA), la economía va a estar “menos mal” en los seis meses que van hasta abril de 2021, de lo que estuvo en el semestre anterior, en los que pegó de lleno la pandemia.

Así lo muestra la última encuesta de Expectativas de Ejecutivos que realizó la consultora D’Alessio Irol entre 250 socios de IDEA. El trabajo fue presentado por el sociólogo Eduardo D’Alessio y el economista Luis Secco en el marco del 56º Coloquio, y muestra que un 80% del empresariado cree que el dólar va a seguir subiendo.

Los participantes del relevamiento que se hizo entre el 24 de septiembre y el 2 de octubre evaluaron con apenas 26 puntos el semestre que tienen por delante, en una escala de cero a 100, donde 50 es neutro y los extremos van de mucho peor a mucho mejor.

El lapso que fue de abril a septiembre de este año, donde el efecto de la cuarentena pegó de lleno en la actividad económica, fue calificado con apenas 10 puntos. Los datos de la encuesta indican que para los empresarios el piso de la crisis ya pasó, pero la recuperación será lenta. “Es un bajo nivel de expectativa que se va confirmando”, explicó Secco.

El estudio revela que el 89% de los ejecutivos evaluó el semestre anterior como entre “muy malo” y “malo”. Ahora, para el siguiente período la mirada negativa disminuye al 68% de la muestra. En cambio, los que ven mejoras pasan del 7% al 18% para el período noviembre-abril. En ese sentido, Secco interpretó que para los empresarios “no se puede estar peor, pero tampoco se generan grandes expectativas”.

D’Alessio consideró, en tanto, que los datos ya indican que “uno de cada tres empresarios está viendo un punto de inflexión en la crisis”. Los que tienen una evaluación optimista, según explicó el consultor, se fundamentan en “el acuerdo con los acreedores, la reapertura de industrias y comercios, aumento de la producción y la asistencia a parte de la población a través del IFE”.

En cambio, los que ven que la situación de la Argentina seguirá negativa se respaldan en la “situación de la pandemia, el contexto internacional, la ausencia de un plan económico y la falta de dólares”, entre otros motivos.

El informe presentado por el consultor señala que todavía “pesa incertidumbre sobre las principales variables económicas”.

El 80% de los consultados piensa que el dólar va a subir, mientras que el 62% supone que se incrementará el riesgo-país y el 50% que se deteriorará la tasa de interés. “Hay un factor básico que indica que las tres variables macroeconómicas más importantes no arrojan optimismo como base para el planeamiento de las empresas”, señaló D’Alessio.

En cambio, hay una mejora en lo que se relaciona con la cadena de pagos de las empresas. El pico de estrés habría pasado ya en el primer semestre. La proporción de empresas que en julio esperaba que sus períodos de cobranzas se ampliara era del 55% y ahora pasó a ser del 39%. Los que dicen que va a estar igual pasaron del 40% al 53% y los que creen que se va a acortar pasaron del 5% al 8% de la muestra.

Por otro lado, cuatro de cada 10 ejecutivos que participaron del relevamiento indicaron que esperan una mejora de sus ventas, lo que también indicaría un punto de inflexión en la crisis.

Por Carlos Lamiral-amfin