Denuncian mal estado de la sala de oncología y piden donaciones

Para dar respuesta a la situación epidemiológica,  el área de oncología del hospital Materno Infantil se trasladó al sector de quemados que “no cuenta con los cuidados necesarios que necesita el sector,” contó una allegada. Por este motivo, buscan visibilizar la situación y realizar una colecta para las y los adolescentes que deben permanecer en cama durante varios meses.

Polina es una adolescente de 16 años que desde 2019 está atravesando un cuadro complejo de cáncer, a los 14 años ingresó al hospital Materno Infantil con el objetivo de tratar su linfoma, pero la situación se complejizó por la llegada del Covid-19.

Gabriela Zinna es amiga de Yana, la mamá de Polina, y por su cercanía con la familia hoy es la vocera. Por este motivo,  habló con MdpYa sobre la situación que enfrentan lxs adolescentes que permanecen internados en el hospital junto a su familia.

“Cuando ingresó Polina los chicos de oncología estaban en un sector aislado del resto del hospital, era una sala muy buena y segura en cuanto a la higiene, tenía doble puerta y un sistema de ventilación especial para evitar que ingresen virus y bacterias, pero en enero del 2020 y con la nueva gestión del hospital se sacó la cama de los acompañantes, sin tener en cuenta que los niños son menores de 15 años y tienen que estar acompañados por un adulto,” explicó.

Las familias de los adolescentes pusieron mantas en el suelo para poder dormir, otros se llevaron reposeras y sillas, contó Gabriela. “El Director del hospital (Hugo Casarsa) buscó desmantelar la sala de oncología para combatir un hongo que supuestamente había allí, eso no pasó, nos sacaron de esa sala y la convirtieron en una sala Covid,” aseguró.

Ante esta situación, se trasladó a las y los jóvenes de oncología al salón de quemados, en donde no está la seguridad, la higiene y la limpieza que necesita el grupo que se encuentra inmunodeprimido, denunció la allegada a la familia.

“Hubo muchos casos dentro del sector de oncología de chicos que tuvieron cuadros de sepsis e infecciones generalizadas, Polina atravesó esa situación 2 veces, una en febrero del 2020 y en agosto del mismo año, en ambos casos terminó en terapia intensiva con un cuadro muy grave, se salvó de milagro,” reflexionó.

A causa de las infecciones, muchos jóvenes perdieron la vida aseguró Gabriela y contó que si bien los médicos dicen que fue por las patologías de base que cada uno llevaba, “factor que tiene mucho que ver, también las infecciones intrahospitalarias no ayudaron,” remarcó.

La semana pasada Polina hizo un escrito que luego difundió por redes sociales en donde visibilizó el estado de la sala de oncología: televisores que no funcionan, camas ortopédicas rotas, ausencia de almohadas y falta de elementos de entretenimiento, entre diversos puntos.

“Ella pidió a la población una donación para los chicos de oncología, la intención era mejorar las condiciones. Todos sabemos lo que atraviesan los hospitales en la Argentina en medio de esta crisis, pero esto despertó el enojo del Director del hospital que el sábado pasado citó a la mamá para retarla por esta cuestión, se ofendieron porque se hizo público lo que sucede y dijeron que no podían aceptar las donaciones,” indicó Gabriela.

La acción que realizó Polina tuvo una respuesta por parte del hospital, ya que esta semana se arreglaron las tapas de los inodoros que estaban rotos, contó la vocera. “Algún tipo de movimiento está surgiendo,” detalló, pero destacó que el director está presionando al personal de enfermería y a auxiliares porque piensan que es una movida que se hizo a pedido de ellos.

“Aclaro que enfermeros, médicos, auxiliares y padres le tienen mucho miedo al director, la gente no sabe lo que pasa dentro, las damas rosadas que son las voluntarias hace mucho tiempo que no entran al hospital y las referencias que ellas tienen es de la gestión anterior, antes de la pandemia, con esta nueva gestión cambiaron las cosas y no fueron para bien,” finalizó Gabriela.

El pedido solidario que hace Polina y su familia se basa en:

TENSIÓMETROS-TERMÓMETROS- TIRAS REACTIVAS- ESTETOSCOPIOS- OTOSCOPIO, HIPERAX. – ALMOHADAS- LIBROS DE CUENTOS-MANTAS-CALEFACTORES- LIBROS PARA COLOREAR- LÁPICES DE COLORES-HOJAS PARA DIBUJAR- JUEGOS DE MESA- JUGUETES (PELUCHES NO) Y MANTAS POLARES.

Las donaciones se buscan por la zona del centro, también por los alrededores de la Universidad Nacional de Mar del Plata. Otro punto de entrega es Varese/Cabo Corrientes (Alem y la costa), en caso de no poder llevar las donaciones a estos puntos, comunicarse a los teléfonos de contacto 2235 40-9261 (Katya)  / 2235 52-2544 (Agustina)

La familia aclaró que no se pueden llevar las cosas directamente al servicio de oncología, ya que primero deben ser desinfectadas.

Lara E. Franco – Redacción MdpYa.