La era del hielo ha empezado

El mundo, o al menos el clima, funciona gracias a las corrientes oceA?nicas.

Estas corrientes pueden ser cA?lidas (como la del Brasil, que baja desde el norte) o frA�as (como la de Malvinas que proviene desde el sur). Las corrientes distribuyen el calor, de zonas cA?lidas hacia las zonas frA�as y viceversa. Los mares y ocA�anos regulan el clima pues lo mantiene sin oscilaciones extremas, haciendo un clima templado.

Nos reA�amos de la pelA�cula a�?la era del hieloa�?a�� ahora nos va a tocar protagonizarla.

Una de estas corrientes cA?lidas es la llamada a�?del Golfoa�?. Se origina en el Golfo de MA�xico (de allA� su nombre) y sale a�?disparadaa�? entre el estado de Florida (EEUU) y la costa norte de la isla de Cuba. Pasa frente a EEUU y termina sus dA�as baA�ando la gA�lida Escandinavia y el norte de las islas britA?nicas.

Sin esta corriente, estas latitudes estarA�an congeladas. A?Se acuerdan de la pelA�cula a�?El dA�a despuA�s de maA�anaa�?? Bueno, en esa pelA�cula se planteaba algo disparatado: la corriente del golfo dejaba de funcionar y por lo tanto se disparaba una nueva edad de hielo. A?Y si estA? pasando?

La circulación atlA?ntica ha disminuido en fuerza en un 15% desde mediados del siglo XX a un “nuevo mA�nimo histA?rico”, concluyen los cientA�ficos en un estudio publicado en la prestigiosa revista Nature. Eso es una disminución de 3 millones de metros cA?bicos de agua por segundo, el equivalente a casi 15 rA�os amazA?nicos menos.

Esto es “algo que los modelos climA?ticos han predicho durante mucho tiempo, pero no estA?bamos seguros de que realmente estuviera sucediendo. Creo que estA? sucediendo “, dijo uno de los autores del estudio, Stefan Rahmstorf del Instituto Potsdam para la Investigación del Impacto ClimA?tico en Alemania. “Y creo que son malas noticias,” asegurA?.

Las corrientes oceA?nicas son un sistema global, impulsado por las diferencias en la temperatura y la salinidad del agua del ocA�ano. Las cA?lidas aguas superficiales fluyen hacia el norte en el AtlA?ntico, eventualmente se enfrA�an y, debido a que el agua frA�a y salada es muy densa, se hunden y viajan hacia el sur a grandes profundidades.

La circulación se ha comparado asA� a una cinta transportadora. Pero el derretimiento del hielo del A?rtico y de Groenlandia puede enfriar las aguas del AtlA?ntico norte y, al ser agua dulce mA?s a�?livianaa�? impedirA�a el hundimiento, cortando la a�?cinta transportadoraa�?. Investigaciones recientes han confirmado que el agua de deshielo de Groenlandia permanece en la superficie del ocA�ano, donde podrA�a estar interrumpiendo la circulación.

Si la corriente se debilita, es posible que se produzca un gran aumento del nivel del mar contra el litoral oriental. Anteriores Investigaciones han demostrado que de 2009 a 2010, el nivel del mar en la región creciA? 125 cm, gracias en parte a una breve desaceleración de la circulación.

“Creo que a largo plazo … Groenlandia comenzarA? a derretirse incluso mA?s rA?pido, por lo que creo que la perspectiva a largo plazo para ese sistema de circulación oceA?nica es que se debilitarA? aA?n mA?s”, dijo Rahmstorf y agregA? que “eso nos va a afectar a todos, bA?sicamente, de manera negativa”.

Lamentablemente, el calentamiento global, eso que los presidentes norteamericanos negaron desde hace dA�cadas, les estA? golpeando la puerta. El problema es que sus efectos nos golpearan a todos.

Por el Dr. Rodolfo Elias. Docente/investigador UNMdP-IIMyC, especial para MDPya

Imagen Ilustrativa